Una de las tentaciones más grandes que tenemos los ingenieros es la de complicar las cosas. Una solución compleja en busca de un problema siempre nos entusiasma y entretiene. Justamente uno de los desafíos de un gerente de IT o CIO de una empresa es mantener el equilibrio entre el deseo de innovar y la capacidad efectiva de administrar, la posibilidad de la tecnología y los límites de la arquitectura.

Y no se trata solo que dichos límites nos restrinjan, a veces es al revés. Los límites se los pone el mismo usuario, por hábito de procesos antiguos o por desconocimiento de una frontera que se mueve a pasos agigantados.

Supongo que parte de las gracias que vienen con la experiencia es, a través de errores, éxitos y avances, tener una mejor visión de cómo lograr dicho balance.

Un CIO experimentado podrá ver en la maraña de ofertas y límites, un camino apropiado y una meta alcanzable.

No todas las empresas pueden o quieren contratar en forma permanente la experiencia y conocimientos que se requiere para guiar dicha evolución.

Así que un amigo me sugirió un concepto, Part Time CIO.

Un servicio que permita a una organización contratar un CIO por algunas horas para ayudar en el gobierno de la función tecnológica.

Misión:

  • Guiar y ayudar a las jefaturas de IT de una organización mediana para que puedan tener y ejecutar una estrategia de mediano y largo plazo
  • Ayudar en la priorización y evaluación de iniciativas y proyectos para que se aprovechen los recursos internos de la mejor forma para la empresa
  • Ayudar en la generación de métricas sencillas pero indicativas de la salud del proceso
  • Guiar y apoyar la definición de estructuras y procesos adecuadas al tamaño de la organización

Todo servicio tiene que tener 2 componentes, ser posible de entregar a satisfacción y que haya clientes dispuestos a pagar.

¿Es posible de entregar? ¿No es cierto que buena parte del tiempo los CIO se dedican a la operación, a la administración y la minucia del día a día? La minucia es fácil de eliminar con un buen segundo nivel, la administración….un placer de eliminar, la operación es un poco más difícil. Los incidentes y problemas tienden a consumir tiempo y es cuando más se requiere de experiencia. Sin embargo, las organizaciones suelen contar con personas que entienden y operan las configuraciones en forma diaria y están más que capacitados técnicamente para ejecutar y resolver.  Así que es muy posible que de las primeras tareas a ejecutar debiera ser guiar la creación de un proceso coherente de manejo de incidentes y problemas, evaluación de rendimiento de la plataforma y arquitectura, roadmap de plataforma. Sin despejar la constante interferencia de problemas de operación y plataforma, es virtualmente imposible avanzar en cualquier otro tema. (En casos de grave indisponibilidad habrá que hacerse el tiempo para apoyar y ayudar, pero no debiera ser la norma).

Luego vendría la evaluación de la plataforma de sistemas y el plan para alinearlos con la estrategia de crecimiento de la empresa. En principio sólo destacaría dos conceptos, foco y apoyo al core del negocio.

En resumen, un período intensivo durante unos meses, un período de apoyo en la implementación y un servicio de acompañamiento en la madurez.

Suena bien!

¿Hay clientes dispuestos a contratar?

Les cuento en unos meses.